Con la aprobación del proyecto de ley de Inclusión en el Senado se avanza en la creación de un sistema educacional inclusivo, cuyo eje sea el desarrollo integral de los niños.

Al medio día el Senado despachó el proyecto de ley que regula la selección, elimina el copago y prohíbe el lucro en establecimientos educacionales que reciben aportes del Estado. A juicio del senador Montes el gran valor del proyecto es que se trata de “un cambio estructural que busca desarmar el mercado de la educación terminando con el lucro, copago y selección, y redefiniendo el rol de los colegios particulares subvencionados, como parte de un gran proyecto nacional educativo”.

“Ahora tenemos que dedicarnos a la educación pública”, señaló el parlamentario. “En 2015 y 2016 hay que trabajar con todo por la educación pública en dos ámbitos: moverla dentro de los colegios y legislar una nueva institucionalidad”.

Así mismo, el Senador llamó la atención sobre que los parlamentarios de oposición no quisieron apoyar los cambios fundamentales “pese a que, por ejemplo, Chile nunca en su historia tuvo lucro con recursos públicos”.

“Incluso parte de la antigua derecha, como Jorge Alessandri y Sergio Diez, estuvieron en contra del lucro. Con esto hemos vuelto al curso histórico de la educación”.

Sobre el aporte del Senado en el trabajo legislativo destacó que jugó un papel importante en perfeccionar una serie de aspectos, “sobre todo garantizar que habrá control sobre el riesgo de lucro y la creación de un piso de desarrollo para la educación pública de dos mil millones de dólares”.

Dentro de las tareas que vienen explicó que, para que las nuevas disposiciones se implementen en 2016, es necesario definir con claridad qué se va a hacer este año. “La lógica del sector público es que haya un mandato legal para partir. Si no lo hay se podría no cumplir con los plazos”.

Comentó que el ministro Nicolás Eyzaguirre se comprometió a regular esta situación a través de un decreto que garantice un conjunto de dispositivos que se necesitan para que en 2016 el proyecto esté en marcha. “Todo esto supone que el Ministerio de Educación se modernice y se ponga a tono con los nuevos desafíos en la educación pública y la particular subvencionada”.

Respecto de eventuales ajustes que haya que hacer a la ley remarcó que es normal que en este tipo de proyectos ocurra, “como con la subvención de educación preferencial”.

Podría ser el caso de los arriendos donde se trasladó la lógica del problema de la educación superior a otra distinta, que es la de la educación escolar. “De todos modos, habiendo superintendencia, contabilidad completa y un SII que fiscalice que el arriendo no se transforme en el vehículo por el cual un sostenedor lucre, la probabilidad que ocurra se reduce”, explicó.

En relación a los colegios emblemáticos, indicó que se debe discutir su situación “en un sentido amplio, no sólo en cómo se ingresa a ellos, sino que también cuál es el rol que cumplen dentro de la sociedad y la educación pública, por ejemplo en la formación de profesores y directores, probar currículum, entre otros”. El Ministro acogió en su discurso final la propuesta de incorporar una norma de este tipo en el proyecto de ley que se prepara para fortalecer la educación pública. “Queremos colegios de excelencia para una diversidad de alumnos”, terminó.


Discusión - Una opinión
  1. Pedro Segure

    25 Ene, 2015  a las 7:37 pm

    Bien. Gran noticia. Empezamos a destruir el comercio educacional. ¡A Fortalecer la Educación Pública!… ¡Avanzar sin transar!

    Responder

Deje su opinión