El senador Carlos Montes valoró la aprobación por parte del Senado de la glosa contenida en el presupuesto 2016 de la Agencia de la Calidad, que establece la forma en que durante el año venidero se difundirán los resultados de las pruebas estandarizadas que conforman el Sistema de Evaluación de los Logros del Aprendizaje, conocido como SIMCE.

El texto, que ya se aplicaba durante el 2015 en que fue propuesta por el legislador socialista, establece que “Los resultados de las mediciones sólo podrán informarse en cifras agregadas de carácter nacional, regional, provincial o comunal referidas a la totalidad de los establecimientos educacionales para el nivel y territorio de que se trate y en informes específicos dirigidos a cada establecimiento que consigne los contenidos deficitarios respectivos.”

Montes explicó que esto no significa en modo alguno impedir la publicidad de los resultados y la posibilidad de los apoderados de obtenerlos. “Los resultados siguen estando al alcance de los padres en los establecimientos de sus hijos y en aquéllos donde pretendan matricularlos” – sentenció.

Precisó que el objetivo es evitar la construcción de rankings, que distorsionan el objetivo de estas mediciones, reemplazando su uso para verificar logros y falencias en el proceso de aprendizaje por meras estrategias de competencia y mercado entre los establecimientos.

A juicio del parlamentario, no tener esta presión sobre los colegios “permite que profesores se dediquen a enseñar y no a estar preparando pruebas”. Sostuvo que las 17 pruebas anuales con que cuenta nuestro país son un exceso y remarcó que hace tan sólo unas semanas el Presidente Obama anunció que Estados Unidos revisaría la aplicación de este tipo de test por su efecto distorsionados sobre la enseñanza.


Deje su opinión