Carlos Montes señaló, además, que el Gobierno debe asegurar la libertad de reunión y expresión.

Uniéndose a la condena a los actos de violencia registrados en la marcha por aborto libre efectuada el pasado miércoles en la capital, donde tres mujeres fueron atacadas con armas cortopunzantes, el presidente del Senado, Carlos Montes, aseguró que es necesario que las instituciones actúen con “celeridad y energía” en el esclarecimiento de los hechos, la identificación de los responsables y el establecimiento de las sanciones correspondientes.

“Me sumo a la condena por la injustificada agresión de la que fueron víctimas tres mujeres. Debemos erradicar la violencia y los discursos de odio desde todos los espacios y propiciar un debate informado y respetuoso para mejorar nuestro país”, señaló el parlamentario.

En esa línea, el titular de la Cámara Alta instó al Gobierno actuar con la máxima energía ante el Ministerio Público y los tribunales de justicia para “que se aclaren estos hechos, que revisten mucha gravedad”.

A juicio de Montes “a la gravedad de la violencia física sufrida por estas mujeres, se agrega la intención de coartar el derecho legítimo a reunirse y expresarse en democracia, lo que resulta inaceptable y merece un absoluto repudio”, sentenció.

Sostuvo que es imprescindible que se investigue, con la mayor celeridad el origen y circunstancias de estos hechos de violencia y que en el futuro se cautele, especialmente, la seguridad de los asistentes a estas manifestaciones.


Deje su opinión